En los últimos meses estamos asistiendo a cambios tan grandes en nuestra forma de vivir que parece que ya está todo pensado y decidido por otras personas.

En nombre de la salud nos han encerrado entre cuatro paredes y nos han quitado libertad. Ya nada se hace como antes y quedarse en casa se ha convertido en lo normal.

Independientemente de quién haya diseñado todo este nuevo sistema y con qué intenciones, lo que no debemos olvidar es que, incluso en estas circunstancias, nosotros somos los creadores de nuestra realidad.

No nos pueden quitar nuestra capacidad de crear.

A partir de la intención, gracias a nuestra fuerza interior y a través de nuestros pensamientos y emociones, podemos traspasar el límite entre el mundo que nos venden y el que queremos.

Todo está dentro de ti. Y desde dentro podemos transformar el mundo.

Empieza imaginando cómo te gustaría que fuese. Con todo detalle. Y observa tus resistencias. Observa cómo tu mente se opone a cada idea que va apareciendo.

Este ejercicio nos va a poner delante todo aquello que nos han enseñado, inculcado, obligado a creer, otras personas. Pero, si eres capaz de pensar en algo diferente, eres capaz de manifestarlo.

Haz la prueba. Dedica unos minutos a visualizar el mundo en el que te gustaría vivir. Tu vida. Tus relaciones, tu trabajo, tu ocio, tu familia.

Cada vez que la mente asome para boicotear esos pensamientos, sé consciente de los mensajes que te llegan. Esas son tus creencias limitantes.

Podemos hacer limpieza de creencias.

Te invito a probar.

Categorías: Blog